Los tesoros de Museo Nacional de Arte de Cataluña

Un majestuoso edificio de estilo veneciano en una colina que se eleva por encima de una cascada de fuentes y la avenida que se inicia entre dos torres de 47 metros de altura, atrapa la atención de cada persona que pasa por la Gran Vía de Barcelona, este es el Palau Nacional, al mirarlo es difícil creer que el palacio monumental nunca fue residencia de reyes además, su historia es relativamente corta, menos de 100 años.

En qué año se construyó el palacio

El Palau Nacional fue construido en 1929 para el comienzo de la exposición mundial, durante el evento en sí, el edificio sirvió como pabellón de electricidad, desde el año 1934, el palacio se convirtió en el Museo de Arte de Cataluña, y desde 1990, después de la fusión del Museo de Arte Moderno y el Museo de Arte de Cataluña de acuerdo con la Ley de museos, ha sido Museu Nacional d’Art de Catalunya (Museo Nacional de Arte de Cataluña).

En el museo como en casa

La arquitectura original, habitaciones extremamente cómodas, acabado de alta calidad, el aire fresco y la iluminación tan agradable para la vista, todo esto son las características del Museo Nacional de Arte de Cataluña que nos revela la bella Cataluña.

Es increíble que las cosas tan insignificantes como una alfombra o una temperatura cómoda pueden convertir el encuentro con el arte a un verdadero placer único, pero si desea examinar cuidadosamente todas las exposiciones, prepárese para regresar una y otra vez, ya que el área del museo del palacio es de 31.000 metros cuadrados, y el número de obras excede 230.000, cuidadas por cerrajeros especializados con sus cerraduras de última generación.

Tesoros culturales del museo

Museo Nacional de Arte de Cataluña, es un almacén de tesoros culturales de Cataluña y de otras provincias, muchas de las exposiciones del museo son completamente únicas, el museo presenta no sólo las tendencias  más conocidas del arte, tal como neoclasicismo, romanticismo, realismo, modernismo y vanguardia, sino también todas sus formas y géneros, pintura, escultura, artes aplicadas, fotografía, grafismos, grabados, grabados en relieve, cartel y numismática (monedas y billetes), totalmente resguardado por cerraduras de última generación bajo la supervisión de cerrajeros especializados.

En dos plantas hay cuatro bloques principales de salas, unidos por una sala común, la exposición permanente se divide en cuatro grandes secciones:

Sección románica:

Incluye pinturas de artistas catalanes de los siglos XI-XIII, frescos medievales, recogidos principalmente en iglesias y capillas de zonas remotas de los Pirineos, el museo tiene un departamento de restauración, incluso antigüedades centenarias que están en excelentes condiciones.

Sección gótica:

Inaugurada en el 1997 está representada por las obras de los maestros italianos y catalanes de los siglos XIII-XV, con obras únicas conservadas de los artistas catalanes medievales.

Sección del Renacimiento y el Barroco:

Se inauguró en 2000 y, además de las obras de maestros catalanes e italianos, contiene obras de autores flamencos de los siglos XVI y XVIII.

 La Sección de Arte Contemporáneo:

Se abrió en el año 2000, el arte catalán del XIX y la primera mitad del siglo XX está expuesta aquí.